BLOG
Tinta bajo condena: la importancia de los tatuajes penitenciarios rusos

Históricamente, los tatuajes están ligados al significado que le brindan los individuos, tanto a nivel personal como colectivo. Las culturas han sellado con tinta lo que para ellas es importante, en todos los ámbitos. Hoy en día, un tatuaje puede ser un gusto estético solamente, pero en otras latitudes sabemos que que las connotaciones pueden ser más oscuras.


Un caso palpable de la relevancia del tatuaje son las cárceles, en donde implican gremios, identidad, comunicación y pertenencia. Pero en Rusia, siempre han preferido hacerlo más complejo. Su sistema de códigos al interior de los tatuajes carcelarios dicen más que el clan o el crimen cometido. Un claro ejemplo de esto es el famoso puñal atravesando el cuello, el cual fuertemente apunta a que el preso no sólo ha asesinado a alguien dentro de la cárcel y está dispuesto a hacerlo para otros. Vamos, un tipo de cuidado.


¿Recuerdan aquella película Eastern Promises (2007) con Viggo Mortensen? El protagonista tenía una serie de tatuajes en el torso. No, no era por gusto gangster. El guionista de la película investigó que la abundancia implica un hombre bien informado, un personaje clave.


r2


Hace tres años, el Arkady Bronnikov publicó un libro con casi 200 fotografías de criminales rusos en prisión y sus tatuajes. Bronnikov, considerado el principal experto ruso en la iconografía del tatuaje, reunió la máxima colección de archivo al respecto.


El fotógrafo explica que, por ejemplo, una calavera y los huesos cruzados en los hombros del prisionero indican que se está cumpliendo cadena perpetua, mientras que la chica que se levanta el vestido con un hilo de pescar en su antebrazo izquierdo implica que el tatuado es un violador.


La extensa mayoría de estos tatuajes están hechos de forma arcaica y su ejecución puede llevar varios años hasta su conclusión, recordemos que adentro de prisión hay sólo instrumentos ilegales y rudos para la labor del tatuador: navajas de afeitar, cuchillos robados o pedazos de vidrio, mismos que ayudarán a que una pequeña imagen se pueda llevar hasta seis horas en ser ejecutada de forma continua.


r3


Los símbolos dentro de la iconografía presidiaria rusa es extensa y variada, aunque entre los más recurrentes econtramos los siguientes:




  1. Virgen con el niño Jesús en brazos: significa que el preso que lleva este tatuaje le es fiel a muerte a sus compinches, dejando claro que nunca les traicionará ante la ley.

  2. Alambre de púas: cadena perpetua, ya nada más importa.

  3. Gatos con un “gato” tatuado: se trata de un ladrón. Pero cuando sólo hay un gato, significa que el ratero trabajaba en solitario. A su vez, varios gatos dibujados indican la pertenencia del tatuado al crimen organizado.

  4. Iglesia, mezquita o fortaleza: dependiendo del número de torres de éstas, se indica las veces que ha sido encarcelado su portador.

  5. Tumba: simboliza la pérdida del tiempo en prisión. Con frecuencia la lápida lleva tallados los años de estancia del portador en la cárcel.

  6. Barco: refleja los deseos de fugarse del reo.

  7. Tigre: incontrolable, conducta violenta hacia policías, militares, carceleros u otros miembros de la autoridad.

  8. Motivos pornográficos: quien lo lleva tiene deudas pendientes en el juego.

  9. Mariposa: el indicado para fugarse. Expertise en el escape.

  10. Rosa: un encarcelado prematuro, antes de cumplir la mayoría de edad. Usualmente se la tatúan al llegar la mayoría de edad.


 

Deja un comentario