BLOG
SlowHands: un espacio que refresca el mundo del tatuaje

A los 20 años, Annie González es una apasionada del mundo del tatuaje. Lo refleja no sólo en los 10 diseños que adornan su piel, sino como propietaria de un prometedor estudio ubicado en la Colonia Roma.


SlowHands es el nombre de este taller, un espacio que se siente tan minimalista como íntimo. El lugar, pulcro, es la contraparte del estudio convencional de tatuajes, y si uno llega temprano, puede ver a la misma Annie dejando todo tan acicalado como si ahí no se trabajara con tintas.


“Mi mamá quería invertir en un negocio y mi hermano propuso un estudio de tatuaje. Los tres somos socios y yo quedé al frente del lugar”, cuenta la estudiante de quinto semestre de Diseño Industrial.


15123305_1818273351748299_6375369761380399351_o


Así nació SlowHands, y con apenas unos meses de actividad, ya se ha ganado su lugar como un espacio confiable y que se toma muy en serio el arte del tatuaje.


En este workshop ubicado en Avenida Monterrey 278, los cinco tatuadores, que realizan todo tipo de propuestas, se caracterizan por sus estudios relacionados con el arte.


Músicos, diseñadores, arquitectos y artistas plásticos son los responsables de marcar con tinta y aguja.


15107192_1817338858508415_7189790798069506249_n


“Nos interesaba hacer diseño de autor, no hacer copias de tatuajes, por eso elegimos a artistas y los apoyamos si quieren dedicarse al tatuaje”, explica Annie.


A la par, SlowHands le abre la puerta a otro tipo de artistas, de vez en cuando es común escuchar un concierto privado con músicos que van del rock, al folk y al pop, con la finalidad de abrir los caminos del taller y darle un reconocimiento como un epicentro no sólo de tinta, sino también que sabe abrazar el arte.


Como parte de La Tatuadora, SlowHands ha emprendido algunos concursos de tatuaje, cover up y fiestas donde se combina el tattoo y la música.


15493441_1827647020810932_8396722445694639895_o


Lalo Meraki, 25 años, tatuador en SlowHands


¿Cómo te inicias en el mundo del tatuaje?


Hace como 5 años, un tatuador que conocí en una fiesta me enseñó a hacer una máquina con un lapicero, un motor de cochecito, una pata de cuchara, un botón y una cola de guitarra y un cargador de teléfono. Practicaba en fruta y pieles, me empezó a gustar mucho y descubrí el mundo del tatuaje.


¿Qué ves de especial en este arte?


En mi vida personal no soy perfeccionista, pero el tatuaje me lleva al detalle. He pasado por muchos estilos hasta que encontré la caligrafía y la geometría que es algo muy meticuloso.


Me siento bien haciendo ese tipo de cosas, que la gente te deja trabajar, no con copias de tatuaje, sino con un diseño tuyo que ves terminado. Te llena demasiado.


¿Por qué te gusta SlowHands?


Todos están enfocados aquí en hacer algo nuevo. Quitar la etiqueta del estereotipo de los tatuadores, que se van por una misma línea, que son egoístas, que se dedican a replicar, etcétera. Llegar aquí y ver cosas nuevas, un lugar en el que puedes mostrar lo que puedes hacer, me hizo sentir conectado con el estudio.


16422933_1851378491771118_8484952747080664918_o


Mayte Isla, 22, tatuadora en SlowHands


¿Qué piensas de los prejuicios que existen respecto a las mujeres tatuadas en México?


El tatuaje es una forma de expresarse de cada quien. Desafortunadamente, la sociedad juzga peor a una mujer tatuada que un hombre. Todavía faltan muchas cosas en cuanto a mentalidad para aceptar a los demás.


¿Cómo se trabaja en SlowHands?


Es un gran ambiente, si necesitamos ayuda nos echamos la mano entre todos. El lugar me gusta mucho, se siente un lugar muy limpio y despejado, es muy estético.


¿Cómo relacionas tu carrera de diseño y comunicación visual con el tatuaje?


Mi carrera es un poco más enfocada en lo digital y los tatuajes no tienen mucho que ver, pero el saber dibujar y soltar la mano si me ha ayudado mucho.

Deja un comentario