BLOG
¿Qué tatuaje quiero?

Probablemente es más difícil que elegir el nombre de tu hijo. O a lo mejor lo tienes claro como el agua de Xochimilico. Justo por eso: desde la trajinera no ves ni un milímetro debajo de la superficie, así que mejor investiga bien el concepto y el estilo que quieres antes de casarte con él y marcarlo para siempre.


red(alt_16)


Primero que nada, ¿necesitas un tatuaje? Busca en el universo que llamas “yo” si en verdad lo quieres y por qué. ¿Lo estás haciendo por ti o la neta, por copiarle a alguien más? Acuérdate que no vas a poder donar sangre por un año y que las técnicas para borrar el dibujito en la piel tienen su precio elevadísimo y pueden ser rudas: desde rayo láser y aplicar sustancias químicas hasta raspado de la piel y bisturí. Y son diferentes tipos de rayo para quitar cada color. ¿Estás seguro que no va a afectar a tus actividades profesionales en el futuro? Te informamos que la Ley Federal de Trabajo prohíbe la discriminación, lo que incluye que no te pueden despedir por un tatuaje.


Cuando lo tienes claro se pasa a la siguiente etapa. Aunque por la playa de Miami ves tatuados 2 de 3, probablemente tú seas de la minoría que simplemente no puede tatuarse por alergia, mala coagulación o cicatrización o si tienes alguna enfermedad grave.


hands-1031131_960_720(bw)


OK, ya estás preparado física y psicológicamente. ¿Qué sigue? Ahora te cuento un poco del imaginario del tatuaje.


Los símbolos tienen la fuerza de poner toda la pasión de una persona o de un pueblo entero. La cruz, el nudo infinito, la mano de Fátima, la estrella de David, una bandera: ejemplos de figuras que han sido capaces de arrancar vidas, de desbordar en sentimiento, de aportar sentido o de confundir un alma.


Un mismo símbolo puede tener diversas connotaciones. Es personal y es tu elección darle el sentido que necesitas al símbolo que estás a punto de apropiarte. Si le quieres bajar a lo filosófico, se puede. El tatuaje puede ser una atracción artística y nada más. Y con eso tienes ya tienes el motivo ideal para hacerlo parte de ti.


maxresdefault-1(BN)


Si tu idea está por las nubes, es una imagen borrosa, un concepto abstracto, es momento de platicar con un buen tatuador. Él es el experto en materializar lo que no se toca con las manos.


Lo importante es que tomes el tiempo para decidir. O si no lo tomas, es porque lo sientes en todo tu ser. Para evitar perderte en la galaxia de las imágenes en la web, haz el estudio de qué concepto y qué estilo prefieres y platícalo y más o menos confírmalo. Luego sí, empápate de imágenes en Instagram, en Facebook, en revistas viejas y nuevas o en alguna sección de Inspírate de una página de tatuajes;) Identificarte con una imagen es un toque eléctrico que no se pone en duda. Sabrás cuál es el indicado.


2593617384_1f6a0a2fa4_b(BN)

Deja un comentario