BLOG
¿Por qué los tatuajes son permanentes?

El secreto de la permanencia de los tatuajes está en las partículas de los pigmentos que se usan para tatuar, dice Mónica Fernández, dermatóloga egresada de la UNAM.


Las agujas de las máquinas de tatuaje inyectan la tinta en la dermis, la segunda capa de piel que se encuentra justo debajo de la epidermis. Como está entrando un agente extraño al cuerpo, la sangre manda muchísimos glóbulos blancos a la zona, que a su vez absorben las partículas de la tinta para que no entren al torrente sanguíneo.


"La razón por la que no se absorbe es porque las partículas del pigmento son muy grandes para que sean comidas por los glóbulos blancos. Entonces nada más se quedan ahí, estáticas".


Ahora, eso no quiere decir que no puedan sufrir cambios.


"Si cambia mucho la forma de tu piel, la forma en la que se dobla, ya sea por edad o porque engordaste o enflacaste mucho, dependiendo del área, entonces se puede distorsionar el tatuaje. Esto es porque las células que "detienen" el tatuaje, por así decirlo, modifican su posición".


Esto también ocurre si el tatuador que elegiste inyecta la tinta demasiado "profundo" dentro de la piel.


"Si el tatuador rebasa los niveles ideales para inyectar la tinta, entonces es más fácil que los glóbulos cambien de posición con el tiempo. Digamos: la piel es un sistema como de placas tectónicas, que se mueven más por dentro que por fuera".


Aquí un buen diagrama que explica, anatómicamente, el asunto:


diagrama_thumb[2]


Por lo anterior, es importante conseguir a un tatuador experimentado, que conozca bien los funcionamientos de la piel y las formas en las que esta puede transformarse con los años y las modificaciones físicas.


¡A tatuarse!

Deja un comentario