BLOG
NFL: 7 ex jugadores, 7 tatuajes de horror

El primer fin de semana del mes de febrero se lleva a cabo, año con año, el ritual máximo para los fans del fútbol americano en todo el mundo.


A unas semanas de la edición número 51 del Super Bowl, las jornadas este 2017 aún no arrojan a los dos equipos que se enfrentarán en el partido programado a jugarse el domingo 5 de febrero en el Estadio NRG en Houston, Texas.


Está por concluir un año más de NFL con las finales de conferencia en donde los cuatro equipos que siguen en pie –Empacadores de Green Bay, Patriotas de Nueva Inglaterra, Acereros de Pittsburg y Halcones de Atlanta­– lucharán por llegar al torneo máximo y alzarse con el trofeo Vince Lombardi, pero lo cierto es que desde el inicio de la jornada, los fines de semana del otoño nos regalan tardes y noches de mucha acción, cada disputa deportiva se disfruta en sí misma más que como un paso más de camino al Super Bowl.


Así en el emparrillado hemos visto a equipos de tradición, como los Vaqueros de Dallas, o los que poco a poco han cobrado popularidad dentro de las nuevas generaciones, como los Broncos de Denver. Sus jugadores se vuelven dignos portadores de cada playera y se esfuerzan por estar a la altura de su equipo… en el mejor de los casos.


No son pocos los ejemplos de jugadores que han incurrido en actos delictivos o se han visto inmersos en situaciones negativas; un simple ejemplo de ello es el tema de los tatuajes.


En años anteriores, varios de estos atletas han lucido en su piel diseños por demás desafortunados. ¿Quieres conocer algunos de ellos? Los enlistamos.




  1. Mitch King


Es muy válido expresar el cariño por nuestros seres queridos, pero hay que saber cómo. Este ex jugador de la defensa de los Titanes de Tennessee se tatuó la parte interna de sus bíceps de manera que, al mostrar ambos, se lee “Mama’s Boy”. Podemos o no juzgar las tintas de este orgulloso chico de mamá, qué más da, ella ha de estar feliz de que King lo haya hecho y nada más importa.




  1. Michael Vick


 Ex jugador de los Halcones de Atlanta, las Águilas de Philadelphia y los Jets de Nueva York. El quarterback llevó su devoción espiritual muy lejos al hacerse un tatuaje en el cuello con la leyenda “A child of God”; el tatuaje, de hecho, no es criticable, pero resulta que, tiempo después de hacérselo, Vick fue a la cárcel por cargos federales que lo acusaban de operar una red ilegal de peleas de perros. Vaya ironía.




  1. Devin Thomas



 Muchos de los asiduos a la tinta permanecen fieles a sus raíces, a su niñez y a los recuerdos, estamos de acuerdo. Así sucede con Thomas, quien decidió demostrarlo con uno de los dibujos animados de su gusto. La espalda de este ex jugador de las Panteras de Carolina y los Gigantes de Nueva York está adornada por un diseño enorme de la serie japonesa Dragon Ball-Z.




  1. Chad Johnson



Este jugador desfiló en las escuadras de los Bengalíes de Cincinnati, los Patriotas de Nueva Inglaterra y los Delfines de Miami. Podrá ser muy hábil en el campo de juego, pero no en el campo de la tinta. Aunque no se trataba de su primer tatuaje –tenía ya más de 40–, adornó su pantorrilla con un tatuaje del rostro de Evelyn Lozada, su entonces esposa, de quien se divorció 38 días después de casarse.




  1. Hines Ward



Dejemos que el tatuaje de este ex acerero hable por sí solo. Un muy mal diseño de Mickey Mouse, como preparándose a lanzar un pase, adorna la parte externa de su brazo derecho.




  1. Sam Shields



Parte de la escuadra de Green Bay en la edición número 45 del Super Bowl (2001), misma en la que se coronaron como campeones. Todo deportista sabe lo mucho que alegra una victoria del equipo, pero probablemente Shields exageró al tatuarse en el cuello el anillo del torneo con el logo de su equipo.




  1. Shawne Merriman



Ex jugador de los Cargadores de San Diego. Este atleta recibió en alias de “Lights Out”, así que tomó la ¿sabia? decisión de adornar la parte interna de su brazo derecho con nada más y nada menos que un apagador.


Confiados de saberse en el ojo de todo el mundo, algunos de estos atletas pueden buscar lucirse portando con galanura su uniforme, entregando todo en el campo para estar a la altura de su equipo y, además, adornando su piel… aunque varios de ellos no obtengan los mejores resultados.


Con un tatuaje no se juega. Si quieres hacerte el tuyo, sé lo suficientemente responsable y acércate a profesionales que no te hagan pasar por el martirio de ver una mala ejecución plasmada para siempre en tu cuerpo.

Deja un comentario