BLOG
Los tatuadores mejor cotizados del mundo

No sólo se trata de tatuar a estrellas del rock, sino de ser un rockstar del tatuaje.


El mundo de la tinta y la aguja está lleno de verdaderos artistas que dejan el alma y la inspiración en los brazos, piernas, espaldas y partes privadas de sus clientes.


Sin embargo, son pocos los que alcanzan el olimpo de la especialidad: prestigio, dinero y clientes famosos que les recomiendan con sus amigos igual de famosos, lo cual los vuelve tatuadores cada día más famosos.


Hay algunos factores que influyen para que esto suceda, como el hecho de contar con buenos contactos, de saber hacer buenas campañas de publicidad y de trabajar para un mercado de altos ingresos.


Por ello, Hollywood y algunos otros puntos estratégicos del show business estadounidense son las sedes de las principales estrellas del tatuaje internacional, o al menos, de los que cobran como tales.



Ejemplo de ello son Stephanie Tamez y Kat Von D, las mujeres que más cobran dentro de esta industria: $200 dólares por hora.


Tamez estudió la carrera de diseñadora gráfica, pero pronto optó por enfocarse en el tatuaje. En San Francisco aprendió el oficio y en Nueva York alcanzó un nivel muy alto, como una de las principales artistas del estudio New York Adorned, en el cual trabajó desde 2001.


Sus diseños se pueden ver en la página de su taller, Stephanie Tamez Studio, en donde da cuenta de un trabajo que va de la tipografía más elegante a trazos complejos donde predominan aves y reptiles.



En tanto, Von D es, quizá, la tatuadora más famosa del mundo. Ha marcado la piel de personajes como Lady Gaga, Lil Wayne, Dave Navarro, Jared Leto y Miley Cyrus, entre muchos otros.


La artista saltó a la fama al participar en el reality de Miami Ink, para después de cuatro temporadas mudar su talento a Los Ángeles y arrancar con L.A. Ink. Su experiencia en el mundo de la tinta le ha permitido escribir libros sobre el tema, lanzar una línea de moda y maquillaje y convertirse en toda una celebridad en la materia.



Paul Booth sigue en la cotizada lista de los mejor pagados de la aguja. Con cara de pocos amigos y unos diseños que son reflejos de la oscura personalidad que proyecta, el artista de Nueva Jersey cobra $300 dólares por hora.


Los gestos retorcidos y las imágenes sacrílegas que salen de su pulso le han valido una envidiable popularidad entre grupos de metal y hard rock.


Entre las celebridades que han desfilado por su taller se encuentran las bandas Slayer, Slipknot, Sepultura y Mudvayne, así como el cantante Fred Durst y el luchado The Undertaker.



Anil Gupta cobra $500 dólares por convertir el cuerpo de sus clientes en lienzos de auténticas obras de arte.


Gupta, nacido en India y radicado en Nueva York, es reconocido a nivel internacional por el minucioso detalle que es capaz de exaltar en sus obras, así como por su capacidad de reproducir con tinta y aguja obras de importantes maestros del arte.



El israelí-estadounidense Amie James es otro de los magos del tatuaje que cobra como pocos: $500 dólares por hora.


James, quien completó su servicio militar en Israel como francotirador, es uno de los creadores del exitoso reality Miami Ink y NY Ink. También ha emprendido otro tipo de proyectos ligados al ambiente del tatuaje, que incluyen líneas de joyería y centros nocturnos.



Scott Campbell es el rey de los tatuadores mejor cotizados. Nacido en Luisiana pero afianzado en Brooklyn, Nueva York, en donde dirige el estudio Saved Tattoo, este artista de la piel ha llevado sus diseños a otro tipo de soportes y escalas de precio: cobra, como mínimo, $1,000 dólares por hora.


Campbell expone en galerías algunos de sus trabajos, los cuales acostumbra dividir en series temáticas. Sedes en Miami, Nueva York y Londres han dado muestra de la creatividad de este artífice.


En su currículum, Campbell enlista algunos de sus clientes más famosos: Heath Ledger, Orlando Bloom, Penelope Cruz, Sting, Courtney Love, Robert Downey Jr., entre varios más.

Deja un comentario