BLOG
El peligroso y bello arte de la restauración de tatuaje

Típico, eras joven y ese auto clásico que te tatuaste parece más un vocho; ya no eres fan de Pearl Jam y el monito ese te da pena, a tal grado que ya no vas a eventos ni lugares que involucren nadar o quitarse la ropa; ese demonio de tazmania sinceramente se ve más como una abstracción cubista mal ejecutada, que como la animación original; ¿Samanta? Tu piel ya no reconoce ese Pokémon del amor. ¿Te suena familiar?


9-cover-up-tattoos


En este espacio te hemos dicho que los tatuajes son para siempre, sí, y que hay que pensar muy bien qué te quieres tatuar y con quién. Sin embargo, y sobre todo durante el primer tatuaje, sucede que uno es joven e inexperto y se tatúa algo que a la larga termina por dejarnos de gustar. Es normal.


Después de un tiempo, ese tatuaje que te hiciste con tanto orgullo y pasión hoy es más una deshonra y motivo de pena que otra cosa. Te da pena mostrarlo, usas ropa que te cubra la zona y cuando alguien te pregunta si tienes un tatuaje niegas rotundamente hasta el cansancio. Incluso ya ni te quieres hacer otro en la vida.


49-cover-up-tattoos


Sin embargo, pese a que la tinta es indeleble, debes saber que hoy en día hay una opción más sana que operar tu tatuaje feo. Esa alternativa es la restauración o el famoso recovery, como se le conoce en inglés.


Los expertos en tatuaje de La Tatuadora tienen expertise en hacer de ese error de la gráfica una obra maestra con nueva vida, rediseñar a partir de lo ya existente, con ingenio y soltura sin que parezca un parche. Lo primero es acercarte con un profesional y preguntar sobre las posibilidades. Tienes que saber que en muchos casos se puede hacer algo muy bello a partir de lo que ya tienes hecho, y en otros mejor conviene tapar y apuntar en otra dirección.


1103_1


Un experto va a priorizar el diseño original para proponerte algo mejor, sin embargo te dará opciones y siempre buscará hacer consenso contigo, en el que ambos queden claros sobre lo que se quiere y se puede ejecutar. Es decir, cuidado, no vayas a confiar en alguien que te quiera hacer un tatuaje tribal que abarque todo tu brazo sobre un pequeño detalle en tu muñeca.


Usualmente, una restauración conlleva un reto artístico mayor, ya que hay que camuflar, restaurar y no hay vuelta atrás. Por ello debes tener presente que esta vez, quien haría el recover es un profesional con trabajo previo ya comprobado, seguro y que el diseño realmente te encantará hoy, mañana y siempre.


Aquí te mostramos algunos ejemplos afortunados en los que el recover llegó a buen puerto. No te desanimes, tal vez un tatuaje feo es el lienzo de tu mejor diseño en la piel y aún no lo sabes.

Deja un comentario